Hospital Psiquiátrico Breckenridge
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Buscar
 
 

Resultados por:
 


Rechercher Búsqueda avanzada

Últimos temas
» El consultorio de Magnus está abierto
Vie Abr 29, 2016 11:32 pm por Magnus Bane

» Noche (Karma)
Miér Feb 03, 2016 10:57 pm por Elizabeth K. Ainsworth V.

» Algo completamente nuevo
Mar Feb 02, 2016 11:57 pm por Magnus Bane

» Cronologia Elizabeth
Vie Ene 22, 2016 1:23 am por Elizabeth K. Ainsworth V.

» B1.- Habitación Meissa-Adrien
Mar Ene 19, 2016 11:16 pm por Johnathan Star Castle

» Clair de Lune
Sáb Ene 16, 2016 2:39 pm por Gregor Hackfield III

» Compañeros.
Sáb Ene 16, 2016 1:49 pm por Gregor Hackfield III

» Naturaleza Muerta
Vie Ene 15, 2016 1:35 pm por Gregor Hackfield III

» CONSULTORIOS (pacientes y doctores asignados)
Miér Ene 13, 2016 2:18 am por Elizabeth K. Ainsworth V.

Sondeo
Los posteadores más activos de la semana


Compañeros.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Compañeros.

Mensaje por Meissa Belmont Rossewood el Vie Ene 15, 2016 9:34 pm

La joven se encontraba sentada frente a una mesa, a su lado había una bandeja plateada vacía para comida puesta verticalmente, de manera que ella podía ver su reflejo, deseó por un momento tener un espejo.  Aunque obviamente no se podía, pues, dentro del hospital rodeada de las personas con las que se encontraba, podría ocurrir una desgracia.
A un lado justamente había una hoja blanca, sostenía una crayola negra que habían aprobado prestarle a Meissa, siempre y cuando alguien la observara de vez en vez.Hizo un par de líneas, y después varios garabatos, comenzándole a dar forma a lo que parecía ser un retrato de ella...
Apenas había hecho el boceto cuando tomó la hoja y la rompió en mil pedazos. Fue cuando , por debajo de su bata a escondidas ,sacó su diario forrado de terciopelo negro, era de tamaño mediano, pero muy fácil de esconder. Se lo había devuelto su ex psicóloga, y le había dicho que lo cuidase bien y se asegurara de que nadie lo viera o podría meterla en problemas.
Abrió rápidamente su diario, y comenzó a escribir, en un intento desesperado por desahogarse ahora en las letras -ya que no le había funcionado en el arte del dibujo-escribió algo así como un poema, un poema lleno de tristeza y odio, al terminar, pasó de página y comenzó a escribir sobre lo que sucedió en la mañana junto al chico bajó el árbol con el panal de abejas, y ahora su nuevo doctor. Mientras escribía miró a su al rededor. No se había detenido a pensar que clase de almas  en pena se encontraban ahí, sus historias y preocupaciones...¿Habría alguien más enfermo que ella?.

_________________
avatar
Meissa Belmont Rossewood
Paciente-Agresivo
Paciente-Agresivo

Mensajes : 16
Fecha de inscripción : 07/01/2016
Localización : Hospital Breckenridge

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Compañeros.

Mensaje por Gregor Hackfield III el Sáb Ene 16, 2016 1:49 pm

Entré en la sala común en silencio, vestido con una larga gabardina color negro, unos pantalones verde botella, unos zapatos negros terminando en punta y una camisa blanca. Deslizándome en silencio desde la puerta hasta la pequeña zona de lectura, me dispuse a buscar en las estanterías "Kafka en la orilla" de Haruki Murakami, una reciente adquisición encargada por mí para combatir el aburrimiento, siendo que normalmente en ese lugar sólo podían encontrarse los grandes clásicos (mismos que ya había leído y analizado demasiadas veces) y unos cuantos libracos de superación personal. Una vez lo hube encontrado, en silencio y con la misma fluidez que me daba la sensación de estar nadando en el aire me dispuse a sentarme en uno de los sillones desperdigados alrededor de la zona de lectura, buscando uno lo más alejado posible del barullo general que reinaba en la sala y lo más oculto de las miradas de mis compañeros, pero que igualmente me permitiera observarlos de vez en cuando. Al final di con un sitio medio oculto entre un pilar y una estantería, y satisfecho me senté con soltura en el cómodo sillón de un ambiguo tono beige y me dispuse a leer, mirando de cuando en cuando a las personas que se encontraban desperdigadas por la sala con el ligero interés de quien vigila los resultados de algún experimento enfocado al comportamiento animal. Mientras, tarareaba la "Marcha fúnebre" de Chopin. 

De pronto, noté una cara conocida en medio de la multitud, y dejé el libro a un lado invadido por un mayor interés. Saqué el cuadernillo de dibujo y el lápiz, y me dispuse a mirar con atención a la chica del otro día, Meissa, prestando atención a los cambios ligerísimos pero perceptibles, al menos para mi, que se habían dado en su persona. Tras anotar un par de observaciones en la parte trasera de mi primer dibujo ("Naturaleza muerta"), pasé la página y me dispuse a crear un nuevo retrato, esta vez con Meissa, sentada, pensativa, observadora, y quizá algo melancólica. Esta vez, ella entraría en el primer acto. Mientras la dibujaba, no podía parar de pensar qué pasaría después, qué elemento nuevo completaría el cuadro del día de hoy. 
avatar
Gregor Hackfield III
Paciente-Peligroso
Paciente-Peligroso

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 05/01/2016
Edad : 19

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.